La merienda saludable

¿En qué consiste una merienda saludable?
Una merienda saludable además de contribuir a la buena alimentación, ayuda al buen crecimiento de niños y jóvenes.

Esta debe incluir los siguientes alimentos:

  • Agua natural, refrescos bajos en azúcar o bebidas sin calorías.
  • Frutas de la estación o frutas secas (maníes, nueces, etc.)
  • Barritas de cereal, sin azúcar.
  • Yogur solo o acompañado de cereales.
  • Galletas sin relleno (pueden ser de avena o de algún grano nutritivo), barritas energéticas o alguna otra fuente de fibra.
  • Sándwich de verduras o de queso, de preferencia con pan integral.
  • Ensalada de frutas.

Es recomendable no incluir:

  • Alimentos que contengan colorantes y persevantes (papitas fritas, chitos, etc.) 
  • Gaseosas, golosinas, galletas rellenas.

Tener en cuenta que:

  • Las porciones deben ser pequeñas de acuerdo a lo que el niño/a pueda consumir en su receso y se debe alternar en forma adecuada lo dulce con lo salado.
  • Las meriendas no deben interferir negativamente en el proceso de digestión de la comida del mediodía.
  • Es importante que las meriendas sean fáciles de comer y de transportar.

Es bueno recordar que a nivel nutricional se estima que la merienda debe tener:

  • De 250 a 300 kcal entre los 4 y los 9 años
  • De 300 a 350 kcal entre los 10 y los 12 años
  • De 350 a 400 kcal para los adolescentes